La vivienda es una extensión del cuerpo físico, emocional y mental de la familia que la habita. Las fallas constructivas, espaciales, de ambientación,
el uso del color, la ubicación del mobiliario y la calidad, la falta o el exceso de muebles y otros objetos pueden afectar la salud física, emocional y de convivencia de sus habitantes.


En la consulta se trabaja:


• Vínculo entre la familia y el espacio habitado


• Estudio del color, materiales, ambientación, mobiliario y elementos decorativos. Su aplicación armónica para obtener una mejor calidad de vida


• Armonización energética según el Feng Shui


Una vez realizado el diagnóstico de la situación, se formulan las propuestas
necesarias para resolver el problema. Se capacita al consultante para el uso consciente del espacio físico-energético con armonía y salud.