Los niños realizan varias actividades en su habitación: juegan, duermen y estudian. La relajación que necesita el dormir se contrapone la estimulación del jugar. Hay un mobiliario propio para cada actividad.

Son muy sensibles al color, las corrientes de energía, la nocividad de algunos materiales. Un espacio con conflictos afectará su salud causando problemas para dormir, excitación, hiperactividad, agresividad.

Nuestro servicio ofrece un rápido diagnóstico sobre el espacio que utilizan los niños y las soluciones, según sus preferencias y su presupuesto.


Tenemos en cuenta estos factores:


  • Características personales: edad, lugar en la familia, aspectos emocionales.
  • Arquitectura. Materiales: calidades, formas y nocividad.
  • Flujos energéticos. Detectamos las zonas problemáticas.
  • Mobiliario, ambientación y elementos decorativos.
  • Uso del color y su compatibilidad con las actividades.
  • Armonización energética. Feng Shui.