Nuestros doce años de experiencia en la armonización del hábitat han afinado nuestra percepción y detección de los problemas que hay que solucionar.
La consultoría es un medio rápido y económico, ya que con una o dos consultas se puede cambiar la sintonía de los espacios respetando
la individualidad del consultante.

El tiempo de la consulta varía según el tamaño de la vivienda, empresa o local y las dificultades encontradas.
Una consulta puntual dura dos horas como mínimo; es aconsejable que
no pase de las cuatro horas. Según el interés o las necesidades del consultante, se acordarán nuevas consultas para la verificación y seguimiento de los cambios realizados.